Tu web de motor

Consejos para mantener un coche eléctrico

Los avances también toman fuerza en el mundo del motor y, aunque veíamos la posibilidad de coches híbridos y eléctricos como algo muy lejano, la realidad es que cada día se están haciendo un hueco más notable en nuestra actualidad. Las ventajas de estos vehículos se basan en la idea de respetar el medio ambiente al no emitir gases contaminantes, pero también, presentan ahorro económico a la larga. Los cuidados de uno de ellos son diferentes a los de los tradicionales, ya que la batería merece una especial atención.

Peculiaridades de la batería de un coche eléctrico

La ventaja de estos vehículos puede ser casi la misma que el inconveniente: la batería. Ésta presenta una baja autonomía y, de primeras, su coste es muy elevado, aunque posteriormente nos podamos evitar el precio de las visitas al taller, no pagaremos la prueba de gases en la ITV… Aunque actualmente se encuentran en pleno desarrollo para presentar mejoras en su autonomía y que pueda durar más, aún sigue creando resistencias a los consumidores. Sin embargo, para aquellos que lo tienen, deben prestar un cuidado específico a ciertos aspectos de ella:

  • Líquido refrigerante: la primera vez que lo cambies no será del mismo modo que las posteriores. Comienza a los 170.000km para después hacerlo cada 120.000km.
  • Filtro del aire: el cambio se realiza del mismo modo que en los coches de combustión, cada 12.000km.
  • Líquido de frenos: cada 50.000km se aconseja cambiarlo.
  • Cambiar neumáticos: no encontrarás muchas diferencias a los de los coches tradicionales, así que si antes de uno eléctrico ya has tenido uno así, te sonará. El cuidado de ellos es el mismo que como lo hacías con tu coche.

 

También debemos tener precaución, como en los coches tradicionales, en conservar en buenas condiciones sus otras partes:

  • Motor: puede tener uno o varios, dependiendo del modelo.
  • Puerto de carga: quizá tenga más de un punto, uno para carga rápida y otro para una generalizada, y desde ambos recibe la electricidad exterior.
  • Transformadores: transforman las tomas de carga en amperajes válidos.
  • Controladores: comprueban el correcto funcionamiento y regulan la energía.

 

Los coches eléctricos son ya considerados como “los coches del futuro”, ya que utilizan simplemente la electricidad para funcionar y el número de piezas móviles son más reducidas.

Pero uno de los aspectos más destacables de este tipo, son el ahorro en energía contaminante. No producen emisión de gases nocivos al entorno, solo en lugares de generación que son controlados. También, puede contar con el origen de energía renovable, donde sus emisiones globales son cero.

¡Esperamos haberte servido de ayuda para el mantenimiento de tu coche eléctrico!